Los dos certificados más reconocidos a escala internacional son el Test of English as a Foreign Language (TOEFL) y el International English Language Testing System (IELTS), el primero estadounidense y el segundo británico y australiano.

El TOEFL es el certificado más antiguo, ya que fue lanzado por la organización educativa estadounidense sin ánimo de lucro Educational Testing Service (ETS) en 1964. Más de 5.000 instituciones de educación superior, universidades, agencias de certificación y programas de intercambio de 130 países aceptan los resultados de este certificado para valorar el dominio de la lengua inglesa, como Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda y Reino Unido. Para obtener este certificado se realiza un examen on line en centros acreditados y, para la prueba oral, los estudiantes hablan a un micrófono y sus respuestas se graban de forma digital y se envían a la red de puntuación virtual.

En cuanto al IELTS, fue puesto en marcha por la University of Cambridge, el British Council y el IDP Australia en 1989. Como el TOEFL, evalúa las cuatro destrezas lingüísticas esenciales: Reading, Writing, Listening and Speaking. Sin embargo, el examen para conseguir este certificado es presencial y la parte oral se realiza ante un profesor.

No obstante, en España los certificados más conocidos son el First, Advanced y Proficiency de Cambridge English, que a diferencia de los anteriores, solo tienen validez en la Unión Europea. La diferencia fundamental con los dos certificados anteriores es que cada uno de los certificados de Cambridge English ellos consta de una gramática específica y su validez es permanente. La prueba oral se realiza con otro alumno y dos profesores.

En español:

http://economia.elpais.com/economia/2014/12/08/actualidad/1418035628_397560.html