El 60% de los estudiantes españoles que finalizan el bachillerato apuestan por seguir formándose en idiomas. Se estima que más de 50.000 españoles viajarán este verano al extranjero para mejorar sus conocimientos idiomáticos. El segmento que más esfuerzos dedicará a este propósito será precisamente el de los jóvenes estudiantes (instituto, bachillerato y universidad).

De acuerdo con el plan Bolonia, los estudiantes deben finalizar los grados con un B1, como mínimo, del Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas (MCERL). Además, 8 de cada 10 ofertas de empleo en España exigen un amplio conocimiento de inglés, condición básica para ocupar puestos directivos medios y altos en prácticamente todos los sectores productivos.

Sin embargo, la mayoría de estudiantes españoles de entre 18  y 25 años no alcanza un nivel medio de inglés y todo indica que este año volverá a ser una de las asignaturas de la selectividad con peores resultados. Este hecho pone de manifiesto las limitaciones del sistema educativo español, que durante unos años había invertido en becas formativas basadas en la inmersión lingüística, pero que recientemente ha reducido gran parte de estas ayudas (becas MEC y ERASMUS, entre otras), lo que afectará previsiblemente al nivel de inglés de los jóvenes estudiantes.

 

Fuente: eleconomista.es