Cada vez son más numerosas las familias que utilizan dos o más idiomas para comunicarse y educar a sus hijos. Los niños multilingües suelen tener más facilidad para aprender otros idiomas.

Las familias plurilingües son cada vez más numerosas en un mundo global donde el inglés es fundamental. El multilingüismo, un fenómeno tradicionalmente común en Escandinavia, África, la India, el sureste de Asia u Oriente Medio, se ha hecho presente en la vida cotidiana de muchas familias españolas en los últimos años.

La globalización ha llevado a una enorme movilidad geográfica y al incremento de parejas cuyos miembros han crecido en diferentes culturas y, en muchas ocasiones, distintos idiomas. La mayoría de estas parejas deciden educar a sus hijos en varias lenguas. Existen investigaciones recientes que indican que los niños bilingües o multilingües tienen ventajas cognitivas: suelen ser más explícitos, flexibles y creativos. Además, suelen tener más facilidad para aprender otros idiomas.

Numerosos expertos consideran que las mismas pautas que se siguen en la educación de niños bilingües sirven para las familias plurilingües. Sin embargo, algunos estudios, como el de Suzanne Barron-Hauwaert, publicado en el año 2000, consideran que es más difícil manejar equilibradamente tres lenguas que únicamente dos.

 

Fuente: elpais.com