Una encuesta de Cambridge University Press concluye que a pesar de la necesidad de aprender inglés y de que el nivel general de los españoles ha mejorado un poco, sigue habiendo miedo a hablarlo.

Según una encuesta realizada por Cambridge University Press, que ha estudiado la relación de los españoles con el inglés, el 93% reconoce que el inglés es nuestra asignatura pendiente, y, a pesar de ello, únicamente un 10 por ciento de los españoles habla inglés de forma fluida.

La encuesta refleja que la mayoría de los encuestados reconoce que uno de los principales obstáculos a la hora de plantearse emigrar en busca de trabajo es precisamente el idioma. Hasta el 60% de los encuestados se animaría a buscar empleo fuera de España si supiera inglés. Y el 63% cree que un mejor nivel ayudaría al país a salir de la crisis, al poder vender mejor su imagen y productos en el exterior.

Pero, ¿por qué nos cuesta tanto aprender inglés, pese a la importancia que le reconocemos? Por un lado, según Julio Redondas, director de comunicación de Cambridge University Press, es una cuestión de educación. También señala que el doblaje de cine y televisión es uno de los principales responsables de la situación. Recurre al ejemplo de Portugal, donde las emisiones son en versión original, “y prácticamente todo el mundo habla inglés”.

Sin embargo, no se trata únicamente de un problema de desconocimiento. El miedo a hacer el ridículo también impide muchas veces soltarse a hablar en inglés. Las cifras del estudio, basado en 1.700 encuestas, concluyen que, a pesar de que hay más conciencia de la necesidad de aprender inglés y el nivel general de los españoles ha mejorado un poco, sigue habiendo mucho miedo a hablarlo. Un 51 por ciento de los españoles padecen aún el complejo de Alfredo Landa cuando viajan al extranjero.

¿Y qué seríamos capaces de hacer por hablar de forma fluida en inglés? El 38 por ciento de los españoles renunciaría al sexo durante un año a cambio de tener un nivel de inglés perfecto y el 64 por ciento estaría dispuesto a pagar diez mil euros por una pastilla que los hiciera bilingües. Casi nada. ¿No será mejor aprender inglés con el método de Océano Idiomas?

 

Fuente: elmundo.es